Caprichos de tocador: Manicura permanente Pink Gellac

5.2.17

Hoy quiero compartir con vosotros mi experiencia con los esmaltes permanentes de la firma Pink Gellac. Tengo varias amigas que usan este tipo de esmaltado y están muy contentas desde hace bastante tiempo. Siempre que hablaban de ella a mí me entraban ganas de probar, pero me daba mucha pereza ponerme a mirar todo lo necesario para realizarla, que si una lámpara, que si este producto, que si el otro... Así que al final nunca me lo proponía. Pero el pasado diciembre Pink Gellac me ofreció probar uno de sus kit de inicio. Investigué un poco y leí que era una de las marcas más vendidas en Europa, y mi querida amiga Ra me dijo que una de sus gurús en tema de uñas, chickettesla usaba y recomendaba, así que me animé. Llevo probándolo desde entonces y os puedo adelantar que estoy encantada. Pero vamos a comenzar por el principio.


¿Qué es la manicura permanente? Un sistema de manicura que tiene una duración mucho mayor que los esmaltados normales y en cuyo proceso intervienen elementos como una lámpara especial que ayuda a "curar"  o secar el esmalte y productos específicos con formulaciones diferentes a los que usamos en una manicura normal.

¿Puedo hacérmela en casa? Marcas como Pink Gellac han creado productos de calidad profesional a precios muy competitivos que podemos adquirir y usar en nuestros hogares consiguiendo un resultado casi de salón.

¿Qué contiene el kit de iniciación de Pink Gellac? Viene todo lo necesario para iniciarse en el sistema de manicura permanente. En su web podemos encontrar diferentes kits, os describo el básico, que es el que yo he probado.


En él podremos encontrar:

  • Lámpara LED Pink Gellac
  • 1 Esmalte en gel de 15 ml en el tono 156 Tropical
  • 1 Pink Gellac Base2
  • 1 Brillo Ultra Shine
  • 1 Limpiador de uñas Cleaner de 50 ml
  • 1 palito de naranjo
  • 1 lima de uñas
  • 10 toallitas limpiadoras de uñas
  • 10 bolsitas quitaesmalte


La lámpara es pequeña, ligera y compacta, y muy fácil de usar. Hay que conectarla a la corriente y encender un botón trasero. Para ponerla en marcha solo hay que presionar el botón superior. Cada encendido dura exactamente 60 segundos, y hace un pitido cuando llega a la mitad. Una de las cosas que me echaban para atrás en este tema era el hecho de tener que tener una lámpara, no tenía ganas de tener más trastos en casa. Pero esta es pequeñita y ocupa poco. Ahora mismo la estoy guardando en el neceser de Zoella que os enseñé en esta entrada, la lámpara, el alimentador, y aún queda espacio para alguna cosa más.



Los colores: Tienen gama muy amplia de tonos. El que venía con el set de iniciación es 156 Tropical, un rosa coral precioso pero que yo no suelo usar en invierno. Me mandaron también la colección Disco Glam, con cinco esmaltes muy festivos. Yo me estrené con 205 Burgundy Red, un borgoña precioso con partículas metalizadas nada escandaloso. Estuve usándolo todas las navidades y me encanta, una de las veces apliqué un poco del esmalte de purpurina plateada en un par de uñas y quedó muy mono. Además sacan varias colecciones al año con nuevos colores, una perdición.




En la parte superior de la tapa podemos ver una muestra bastante real del color final. Si sois de las que guardáis en vertical en un cajón los esmaltes esto os parecerá tan genial como a mí. 



Los pinceles de los esmaltes son redondos y de un grosor ideal, me resulta muy fácil la aplicación, y os repito que soy muy torpe, mucho. No sé si lo recordaréis, pero yo hasta 2012 me mordía las uñas, y se me da fatal el tema de pintarlas. Además, como he estado tantos años castigándolas las tengo pequeñitas y es más difícil aún aplicar el esmalte sin salirme. Os conté mi experiencia cuando dejé de mordérmelas en esta entrada

El acabado: El top coat final es super brillante y precioso. 

¿Es fácil de usar? Os puedo asegurar que sí.  Porque soy lo más torpe del universo para hacerme la manicura y yo no he tenido ningún problema a la hora de aplicarlo. Viene con un librito de instrucciones y además hay varios vídeos online donde explican cómo hacerlo. Lo único que hay que hacer es seguir bien las indicaciones.

  • Lo primero que tenemos que hacer es limar nuestras uñas y retirar bien nuestras cutículas. 
  • Recomiendan pulir un poco la superficie de la uña usando la parte blanca de la lima.
  • Después tenemos que limpiar bien las uñas y la piel de alrededor usando el producto "Cleaner" empapado en una de las gasas que incluye el set. La uña se queda un poco blanquecina. 
  • Ahora llega el momento de aplicar la base, una capa fina, dejando siempre unos milímetros de uña sin esmaltar. Dejamos la base bajo la lámpara solo 15 segundos. 
  • Aplicamos el esmalte, mejor dar varias capas finas. Cada capa ha de secarse durante 60 segundos bajo la lámpara.
  • Y por último aplicamos una fina capa de brillo por toda la uña y sellamos el borde superior, también hay que dejarlo 60 segundos bajo la lámpara. 
Recordar el tiempo que ha de estar cada producto bajo la lámpara no es un problema porque viene indicado en cada bote. 

¡Y ya está! En serio, no os podéis imaginar lo que me fascinó la primera vez que lo usé. Al examinar el proceso el esmalte estaba COMPLETAMENTE SECO. Cuando me pinto las uñas con esmaltes normales siempre acabo estropeándome alguna, y eso que uso top coats secantes que ayudan a acelerar el proceso. Pero nada, que siempre acabo liándola. Así que esto es lo que más me gusta de esta manicura. Una vez que terminamos hemos terminado de verdad, nada de esperar ratos muertos sin hacer nada o haciéndolo como si fuésemos Eduardo Manostijeras. Supongo que sabréis de lo que hablo.


La duración: Hasta aquí todo fue perfecto, me pareció muy fácil la aplicación, me enamoró el hecho de que una vez terminas está todo seco y no hay quién lo mueva. El color que estrené era precioso, el brillo increíble... Llegó el momento de poner a prueba la duración del esmaltado y de comprobar si era cierto eso de que uno puede llevar la manicura intacta durante unos 14 días aproximadamente. 

Pues en mi caso al principio no. Me pasaba una cosa muy rara, y es que el esmaltado de alguna de las uñas se me despegaba solo, como si fuese una pegatina. No entendía nada, ¿cómo podía ser? Mi amiga Ra me dijo que quizás mi uña fuese excesivamente grasa y me recomendó usar un producto especial que suelen vender para la manicura permanente y que deshidrata la uña. Pink Gellac tiene este producto, lo llaman Primer, y lo suelen regalar con los pedidos de esmaltes. Pero esto tampoco me funcionó. ¡Algo estaba haciendo mal!

Me puse en contacto con la firma y enseguida me dieron una serie de consejos e instrucciones, también mi querida Natalia, de Nataliciosa, me dio algún consejo, ella es experta en uñas y ha probado el set de la marca, os recomiendo su review.

  • Procurar no mojar mis manos al menos durante una hora antes de hacerme la manicura y no utilizar crema de manos ni ningún aceite de cutículas antes de hacerla.
  • Retirar muy bien todas las cutículas hacia atrás. 
  • Usar el secante deshidratador y dejarlo secar muy bien al aire.
  • Dejar espacio de distancia entre el esmalte y la piel.
  • No dejar la base debajo de la lámpara más de 15 segundos. Este era un error que yo cometía porque notaba la base pegajosa y pensaba que no estaba bien seca. Pero la base ha de tener esa textura pegajosa precisamente para que el esmaltado de color se adhiera bien.
  • Sellar bien la última capa, la del brillo, en el borde exterior de la uña. 
Seguí todos los consejos y desde entonces no me ha vuelto a pasar. Así que estoy encantada. No he llegado a tener ninguna de ellas los 14 días que promete pero sí unos 10, y resiste con mucha dignidad. Casi que una se lo quita por aburrimiento. Evidentemente pasada una semana el esmaltado no está tan impecable como los primeros días, y se empieza a ver el crecimiento de la base de la uña. Además la manicura va sufriendo si realizamos tareas con las manos. Pero desde luego que merece la pena. A mí una manicura normal, si todo va bien, no me dura más de cuatro días. 

¿Cómo se retira? Para retirar el esmalte debemos usar el producto específico y no acetona tradicional, porque esta puede dañar nuestras uñas al tener que tenerla tanto rato haciendo efecto. En el pack vienen diez sobres específicos muy prácticos. Solo hay que abrirlos e introducir nuestros dedos y dejar el producto que actúe entre 10 y 15 minutos dependiendo de las capas que nos hemos aplicado. Pasado este tiempo el esmalte se puede retirar perfectamente. En uno de los pedidos que hice nada más probar el set que me mandaron incluí un bote del quitaesmaltes Pink Remover, y os recomiendo que si os animáis a pedir el set iniciación aprovechéis y pidáis uno, lo necesitaréis a partir de vuestra segunda manicura. 

Con el Pink Remover empapamos un algodón y lo colocamos sobre la uña cubriéndolo con una lámina de papel de aluminio. Si dejamos que actúe el tiempo necesario y no somos impacientes podremos retirar el esmalte sin mayor problema. Aunque reconozco que de todo el proceso esto es  lo que más engorroso me parece. He visto que existen unos inventos de plástico o silicona que pueden sustituir al aluminio y creo que me animaré a pedirlos. 


¿Cómo afecta a las uñas? En principio no he notado mis uñas deterioradas ni nada por el estilo. Creo que si seguimos bien las indicaciones no afecta a las uñas más que la manicura tradicional. Sí que es verdad que al retirar el esmalte la uña se ve un poco fea y sin brillo, pero tras arreglarlas y mimarlas un poco parece que vuelven a estar como nuevas. No sé si a la larga notaré algo más. Pero llevo desde mediados de diciembre, me habré hecho unas cuatro o cinco manicuras (teniendo en cuenta mi problema del principio), y noto mis uñas igual de fuertes que siempre. 

Mi opinión final: Yo le doy un sí rotundo, tanto es así que he hecho ya dos pedidos desde que lo tengo. En el primero pedí esmaltes porque quería tener los tonos básicos que más suelo usar en invierno. Pedí 109 Lipstick Red, un rojo clásico precioso que es el que llevo ahora mismo; 112 Chique Red, el típico rojo sangre oscuro; 168 Elegant Taupe un beige topo, y 117 Night Blue, azul noche precioso. Cada esmalte cuesta 9,99 y al comprar tres esmaltes te regalan uno. Además con cada pedido me vino un Primer de regalo, el producto que ayuda a secar la uña para que se adhiera bien la base. Realicé un segundo pedido porque me di cuenta de que iba a necesitar el quitaesmaltes y el limpiador y me animé también con otro tono que me enamoró, el 167 Pure Chashmere, un gris topo con toque lila muy bonito. Eso sí, los pedidos me tardaron bastante más de lo que estoy acostumbrada en mis compras por Internet, creo que es un aspecto que podría mejorar. El primero fue aún más lento porque lo hice en plena campaña navideña. EDITO: Hoy es 9 de febrero y me ha comentado @lenitv en Instagram que hizo un pedido al leer este post y que le ha llegado muy rápido, así que imagino que lo mío fue cuestión de mala suerte. ^_^

En resumen, sí merece la pena realizar la pequeña inversión inicial, sí porque:

  • Es una maravilla terminar de hacerte la manicura y poder ponerte a hacer cosas sin miedo a estropearla. 
  • Dura muchos días intacta y casi que acabas volviendo a hacerla por cambiar de color. 
  • El precio está genial comparado con otras opciones y el resultado es casi de salón de manicura. (Digo casi porque la mano del profesional no deja de ser la mano del profesional).



¿Algún consejo final?  

  • Si os animáis a pedir el set de iniciación pedid también el quitaesmalte y el limpiador en tamaño normal, así aprovecharéis los gastos de envío gratuitos del set. 
  • Si os salís de la uña al pintarla retirad el esmalte con un bastoncillo fino o un palito de naranjo antes de secarlo bajo la lámpara.
  • Si os habéis dejado algún resto y ya habéis curado el esmalte mi amiga Ra me dio el truquito de utilizar una lima, con cuidado de no tocar el esmaltado de la uña, para retirarlo. ¡Funciona!
  • También me dijo, cosa en la que yo no había caído, que podía usar la base y el brillo sin utilizar esmalte de color, para llevar las uñas naturales.
  • Para medir los 15 segundos que ha de estar la base yo utilizo el temporizador del móvil. Así no me paso, porque creo que uno de mis problemas al principio era que lo dejaba tiempo de más.
  • Si vuestras uñas son blandas y elásticas lo más probable es que os pase como a mí y el esmalte no se adhiera bien y se os despegue como una pegatina. Creo que tienen una base específica fortalecedora para esos casos.
  • No os volváis locas y os compréis todos los colores preciosos de golpe, será duro elegir, lo sé, creedme, pero tendréis que ser fuertes y empezar por los básicos. 
Muchas gracias por leer y comentar y muchas gracias a Pink Gellac por permitirme probar el set. ¡Habéis creado un monstruo!

You Might Also Like

6 blablablás

  1. Este tipo de esmaltes me parece perfecto para hacer durar la manicura perfecta cuando casi no tenemos tiempo :D
    Un miauuuuubesito bien grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es lo que más me ha sorprendido y lo que más me gusta, que se hace en un pis pas y cuando está seco, seco está. ^_^

      Eliminar
  2. Yo he usado esmaltes permanentes de Gellac y lo que me da más pereza es el momento de quitarlos, pero funcionan bastante bien y los colores que tienes son muy chulos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Súper pereza! Pero con todo lo demás bueno que tiene, compensa. Terminar la manicura y poder ponerme a hacer otras cosas con las manos bien lo vale. <3

      Eliminar
  3. Me llama mucho la atención desde que te los vi en snapchat : )

    ResponderEliminar
  4. Apuntado queda.
    Busco una lámpara pequeña en plan casero y esta me ha gustado.
    Cómo siempre estupenda entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Tu comentario me hace sonreír siempre. ^_^

Viajeros

Mis círculos Google+