domingo, 27 de julio de 2014

Falafel al horno

Tenía muchas ganas de probar a hacer falafel casero y finalmente me decidí a intentarlo. Opté por hacerlo al horno en lugar de frito y adapté dos recetas diferentes, la del blog Velocidad cuchara, y esta del blog Cook Actually



Como pasa con todas las recetas podemos encontrar diversas maneras de elaborarlo variando cantidades e ingredientes. Yo por ejemplo decidí no añadir comino o cilantro, porque no son sabores que me apasionen, tampoco usé mucha cantidad de ajo y opté por pimentón dulce en lugar de picante, quería un resultado suave.


La harina de garbanzos la hice moliendo los garbanzos secos en la Thermomix, pero podemos sustituirla por pan rallado si no tenemos posiblidad de conseguirla. Los tiempos de asado pueden variar en función de nuestro tipo de horno y de las opciones que elijamos, lo mejor es probar a hacerlos a una temperadura media-alta e ir comprobando poco a poco que se asen y se doren pero sin que se nos pasen, si vemos que se doran demasiado pronto deberemos bajar la temperatura e incluso, llegado el caso, cubrirlos con un poco de papel de aluminio para que continúe asándose el interior pero no se nos queme el rebozado.



Podemos servir el falafel acompañado de crema de yogur, como recomiendan los dos blogs que os enlazo arriba. Yo decidí preparar pan de pita casero para comerlos en kebab, acompañados de salsa tzatziki, cuya receta podéis encontrar aquí, y hummus casero, encontraréis la receta aquí









Me gustó muchísimo el resultado y espero repetir pronto. ¿Os gusta el falafel? ¿Tenéis alguna receta especial?

Muchas gracias por leer y comentar ^_^

domingo, 13 de julio de 2014

Conejitos de lana fieltrable

Hoy os enseño mi primera incursión con la lana fieltrable en seco, unos conejitos blancos muy sencillos. 





Hasta ahora solo había utilizado la técnica del agua caliente y el jabón, como en los pompones de mis ramas.





Son las dos técnicas que se utilizan para trabajar este tipo de lana. En mojado, con agua caliente y jabón, las fibras se encogen y se apelmazan tomando la forma que le vayamos dando. En seco, y ayudándonos de una aguja especial, vamos compactando la lana enredando las fibras y dando también la forma que deseemos.



Decidí comenzar con una figura muy sencilla que solo necesita cuatro piezas y dos colores y que era una de las figuritas que hacía antes cuando modelaba con Fimo. Todos los materiales los podéis encontrar en mercerías o en Etsy. 



Para fieltrar la lana necesitaremos una espuma donde trabajar y una aguja especial. Para terminar los conejitos necesitaremos dos cuentas negras a modo de ojos y aguja e hilo para coserlos. Un poco de colorete le dará el toque final.



Tomamos un trozo de lana blanca para conformar el cuerpo  y lo vamos compactando mientras que introducimos y sacamos la aguja con mucho cuidado de no pincharnos. Cada vez que la aguja entra y sale las fibras de la lana se van enredando y va formándose el fieltro.



Para las orejas cogeremos también un poco de lana rosa, que colocaremos en el centro, y compactaremos la lana con la aguja dándoles forma y dejando fibras sueltas en la parte inferior, lo que nos facilitará luego fijarlas al cuerpo.  Para el rabito hacemos un pequeño pompón. 



Una vez que tenemos las piezas necesarias procederemos a unirlas enredando las fibras de la lana de una pieza con otra.







Ya solo nos queda coserle los ojos y darle un poquito de colorete. Podemos utilizar también una sombra de color rosado. La nariz podemos pintarla con el mismo colorete, pero en dos de los conejitos la hice utilizando unas hebras de la lana rosa que usé para las orejas y me gustó más el resultado.





¿No es súper mono? ¿Y qué me decís de un puñadito?






lunes, 7 de julio de 2014

Espaguetis con bonito del norte y perejil

Hoy traigo una receta muy sencilla y rápida que suelo hacer cuando no hay muchas ganas de cocinar pero sí hambre. Espaguetis con bonito del norte y perejil, aunque en esta ocasión les he añadido un poco de limón. Les da un toque muy refrescante y los hace un plato ideal de verano. 




Necesitamos muy pocos ingredientes y el tiempo de elaboración es veloz, poco más de lo que tarde la pasta en cocerse. A mi personalmente me gusta enfriar la pasta para romper la cocción y evitar que se apelmace.



Podemos sustituir la mantequilla por aceite de oliva virgen extra, pero precisamente a este plato es la mantequilla la que le da un toque especial, tampoco es necesario que usemos mucha, con un trocito será suficiente. 



También podemos sustituir el bonito del norte por atún y prescindir del limón si no os gusta demasiado el toque que le da a los platos de pasta, ¡a mí me encanta! 



Lo ideal es que el perejil sea fresco y recién picado pero yo no tenía en esta ocasión y utilicé congelado. 



Como toque final podemos rallar un poco de nuestro queso preferido y un poco de corteza de limón y decorar con hojas de albahaca fresca o la hierba que más nos guste y sal al gusto si nos pareciese que está soso o incluso un toquecito de pimienta.

Si queréis otra receta de pasta con limón aquí tenéis unos deliciosos tallarines al ajo con champiñones y langostinos que también estaban de muerte. 



Muchas gracias por leer y comentar ^_^. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips