Fetiches y objetos raros, curiosos, ansiados, y adorados

10.7.11

¿Sois de fetiches? ¿Os obsesionáis con un objeto y no paráis hasta conseguirlo? ¿Le tenéis cariño a alguna cosa tonta que en realidad no sirve para nada? ¿Os pasáis meses y meses detrás de algo hasta que lo conseguís?

Pues eso me pasa a mí. No lo puedo evitar. Soy obsesiva y ansiosa. Os presento alguno de los objetos que me rodean y sin los que no puedo vivir. 

guardian.co.uk
Los paraguas son algo que ya de por sí me gustan como objeto. Y este en concreto me obsesionaba. Se trata de un diseño de Lulu Guinnes para Fulton. Lo veía una y otra vez por Internet y me moría por tenerlo. Como siempre, resultaba prácticamente imposible encontrarlo en España, y por Ebay los gastos de envío subían demasiado. La solución fue Amazon, y mi chico en nuestro último aniversario cumplió mi sueño paragüero. Ahora estoy deseando que llueva para estrenarlo...
 
Amazon.co.uk
Lo mismo me pasó con las cucharas y las tazas medidoras de Nigella Lawson, de las que ya he hablado en algún que otro post. Estuve meses tras ellas hasta que finalmente las conseguí.


Las Blythe. Son pura obsesión, las adoro, no puedo dejar de mirarlas. Que alguien me pare porque tendré que acabar saliendo yo de casa.

Yachiyo de Hakuhodo
Y por supuesto, si nos ponemos a hablar del mundo del maquillaje aquí ya la obsesión y el fetichismo se acaba convirtiendo casi en enfermedad. Uno de los ejemplos más recientes es esta brocha. Sí, yo también he sufrido la fiebre Yachiyo. La necesitaba, era el complemento ideal para mis coloretes de NARS (otra obsesión). Acabé decidiéndome por la de Hakuhodo tras leer varias reseñas y recomendaciones. Me parecía más "original" que la de NARS. 

El caso es que podría escribir un post interminable, pero por hoy lo dejo aquí. Quedan muchos más sin nombrar, entre ellos muchos de mis libros. Cuando reflexiono sobre mi obsesión por ciertos (demasiados) objetos acabo llegando a pensar en cómo nos atamos con las cosas materiales. En que podríamos vivir felices igualmente solo con lo necesario. Con "lo más vital", como le decía Baloo a Mowgli en El libro de la selva. Pero no puedo evitar quererlos, mirarlos, adorarlos. Incluso objetos perdidos que ya nunca volveré a tener. 

Todo esto me recuerda una parte de la película Dentro del Laberinto. La protagonista llega a una especie de basurero donde vive una anciana que lleva a su espalda un montón de cacharros y recuerdos. Y comienza a enseñarle cosas que ha ido perdiendo y olvidando, se trata de cosas de su infancia. A medida que se las va enseñando se las va colocando a la espalda, quiere engatusarla para que olvide su objetivo y acabe convirtiéndose en una vieja encorvada como ella. No encuentro la secuencia completa en español, os pongo un trocito en inglés:



Aunque en la película esto simboliza una especie de paso de la infancia a la madurez, el hecho de dejar atrás algo, a mí  también me gusta verlo un poco como "el peso de las cosas" que nos impide avanzar y ser felices, tanto materiales como no.

Yo no puedo evitarlo. Adoro mis objetos. Incluso mis cosas perdidas. Me gustaría encontrar un agujerito como el de este vídeo que vi una vez en El Blog de Lupi. Para poder volver a tocar todos aquellos objetos que alguna vez formaron parte de mis obsesiones y que se perdieron. 

 
¿Os pasa lo mismo? ¿Tenéis ciertos objetos que adoráis y con los que estáis obsesionadas? ¿Recordáis algún objeto querido que se perdió?

Gracias por leer y comentar. ^_^

You Might Also Like

13 blablablás

  1. El paraguas es genial y la brocha de nars me encapricha que te mueres...pero las muñequitas esas me dan yuyu jajaja BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Tanto el paraguas como las cucharas medidoras...me encantan!!!! :)

    Los paraguas transparentes son mi perdicion...

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. jajajaja que post tan gracioso Way!

    Yo en general, soy muy como tú... basta un "no puedo" para que inmediatamente se desencadene una crisis de "lo necesito" jajajajajaja

    Por cierto, ese paraguas es PRECIOSO!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo también recuerdo ese momento en la peli, y recuerdo la montaña de basura de los Fraguel y como me resultaba entrañable su sabiduría... ¿¿será que somos coleccionistas de emociones??

    Esa es mi pregunta cada vez que reorganizo mis pocos metros en casa para dar cabida a un nuevo inquilino que nos ha costado conseguir =)

    ResponderEliminar
  5. Lulu Guiness tiene unas cosas absolutamente geniales.

    No me gusta estar rodeada de muchas muchas cosas, porque tener mucho de todo me agobia, pero sí que hay ciertas cosas que a una se le antojan irremediablemente. Y luego también están aquellos objetos que te recuerdan algo, y que conservas a toda costa a menos que se pierdan.

    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la brocha, y los potis, sí que hay veces que se me mete en la cabeza una cosa y la persigo. Pero en definitiva creo que nosotras no poseemos las cosas sino que nos poseen. Me quitan espacio y tiempo, aunque las disfruto como una niña ;)
    Me ha encantado tu entrada. Un beso enooooorme.Tere

    ResponderEliminar
  7. Qué me vas a contar de los objetos fetiches, empezando por las Blythes y continuando con una larga lista de cosas q tengo en casa...(por cierto, precioso el paraguas!)

    Me apunto la película y anda q no daría yo por lo mismo q tu dices, volver a tocar cosas de esas q tanto me gustaban y se perdieron!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu reseña way! Ya sabes de mi obsesión por la lectura, potis, hacer listas.
    Las cucharas medidoras me encantan!! Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por leer y comentar. ¡Si no habéis visto Dentro del laberinto tenéis que verla ya!
    jajajaja
    El paraguas es precioso y me muero por estrenarlo, pero aquí no llueve desde hace semanas. Snif

    ResponderEliminar
  10. Qué entrada más bonita ,way. El paraguas es monísimo!!! Creo que todos tenemos unos objetos fetiches. Algunos más secretos que otros;-)
    "Dentro del laberinto" es todo un clásico.
    besos

    ResponderEliminar
  11. Qué preciosidad de paraguas!!!! a mi me daría terror que se me perdiera. Tienes razón, si te paras a pensarlo hay que ver de qué manera nos aferramos a cosas materiales. Yo creo que es, sobre todo, por el valor sentimental que tiene para nosotros. Por ejemplo, yo he estado muchísimos años obsesionada con un reloj de plata antiquísimo de mi madre que perdí, aunque yo creo que me lo robaron, esa es otra historia... Hasta el punto de que lo he buscado y buscado por internet pensando en que alguien podría intentar venderlo como antigüedad o encontrar algo parecido. Al final compré uno por eBay a un vendedor francés que era de la misma casa (ya desaparecida), también de cuerda, pero no de plata, sino de metal. Tengo la idea de darle un baño de plata y arreglarlo para que me valga, ya que la pulsera me queda demasiado pequeña. Qué gran película Dentro del Laberinto. Cuando era pequeña me daba un poco de miedo, la aprecié ya de más mayor :-) un besote!!!

    ResponderEliminar
  12. Qué paraguas tan precioso!!!!! Podrías poner el enlace de dónde lo has comprado? Me has creado una necesidad, y eso que donde yo vivo no llueve mucho, así que ya sé de antemano que no le voy a dar mucho uso, pero me encanta!!!!

    ResponderEliminar
  13. Pues ¿te puedes creer que aún no he podido estrenarlo? No llueve... XD
    Te pongo el enlace:
    http://www.amazon.co.uk/Fulton-Lulu-Guinness-Birdcage-Umbrella/dp/B002PHM63A/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1317720628&sr=8-1

    Si no funciona pon en el buscador de Amazon uk: Fulton Lulu Guinnes bird cage umbrella.

    ^_^

    ResponderEliminar

Tu comentario me hace sonreír siempre. ^_^