domingo, 25 de diciembre de 2011

Perdiciones: Jo Malone

He caído completamente rendida a sus pies. Le tenía ganas desde aquel día que mi amiga Bibi me mostró su stand en el Corte Inglés de Serrano. Un rincón elegante y encantador. Casi todas las que probé me gustaron. ¡Qué difícil decisión!
He decidido autorregalarme una por Navidad. Sí, al más puro estilo "porque yo lo valgo". 

El primer acercamiento a la historia de la marca lo tuve a través de las chicas del foro Maccounter, que como ya he comentado otras veces, son un pozo de sabiduría. 

Me encanta. Alguien tiene un sueño, una habilidad, y de pronto triunfa y todo el mundo quiere tener uno de sus productos. 
Imagen en Scentedman

Jo Malone era una joven londinense hija de un arquitecto y una esteticién que desde pequeña había sentido interés por el mundo de las esencias. Cuentan que jugaba creando sus propios perfumes con las flores del jardín. Trabajaba como florista, pero por las noches daba masajes faciales con productos que ella misma creaba experimentando cual alquimista en su cocina. Utilizando siempre esencias y productos naturales y aprovechando sus destrezas como experta en flores.  

Regalaba a sus clientas a modo de detalle pequeños frasquitos con sus productos caseros. Creó un delicioso aceite para baño a base de jengibre y nuez moscada, su famoso Nutmeg & Ginger Bath Oil.

Imagen de Jo Malone.co.uk

Una de sus clientas le encargó que le preparase 100 frascos de este aceite para entregarlos como presente en una cena que organizaba. Al parecer, 80 de esos invitados acudieron a Jo Malone en busca de más.
 
Abrió su primera boutique en Londres en 1994, en la 154 de Walton Street. Y pronto comenzó a abrir otras por todo el mundo. El grupo Estée Lauder compró la marca entera a finales de los 90. En España podemos disfrutar de sus fragancias en Madrid, Barcelona y Marbella.

Imagen de Jo Malone.com
Imagen vía Google


Encontramos tres gamas de productos, las fragancias propiamente dichas, su línea para el baño y cuerpo, y su línea para el hogar. Perfumes, aceites, cremas, champús, velas... Un paraíso olfativo.  

Imagen de Jo Malone Hong Kong


Imagen de Jo Malone.co.uk

Para Jo Malone una fragancia es el accesorio más importante. Y su sistema de fragancias combinadas "puede darte la libertad de hacerla única, individual y adaptable". Y es que todas pueden mezclarse, creando aromas únicos y especiales para cada ocasión. En sus boutiques tienen una atención personalizada y te asesoran y aconsejan sobre todas las posibles combinaciones. Se trata del concepto "The Art of Fragance Combining", el arte de combinar. Consiste en superponer dos o tres aromas con el fin de crear una fragancia propia. 

Y qué decir de su servicio de envoltorio de regalos. Todo está cuidado, hasta el más mínimo detalle. Con sus cajas color crema y sus lazos negros, sus papeles de seda rojos (no sé si solo por Navidad) o negros, y sus bolsas a juego. 

Imagen de Jo Malone Francia
Imagen de Jo Malone.co.uk

Imagen de Jo Malone.co.uk
Imagen de Jo Malone Australia

Resultó duro decidirme. La colección dispone de seis grupos olfativos de fragancias: cítricas, frutales, florales ligeras, florales, especiadas y amaderadas. Además suelen sacar ediciones especiales.  La chica que me atendió fue muy profesional, y totalmente encantadora. Con mucha paciciencia consiguió que por fin me decidiese por una. Qué borrachera de aromas. A pesar de que te proporcionan un vasito con granos de café para romper entre uno y otro. Hay dos versiones de frasco, uno de 100 ml. y otro de 30 ml. Y estuve tentada a llevarme dos pequeños, pero al final me llevé el grande, su diseño me encanta.


Opté la gama Light Floral. El French Lime Blossoms. Me pareció un aroma super femenino y sutil, pero con presencia. En la web de Joe Malone USA la describen como: 
Inspirada en un largo paseo por los Campos Elíseos, French Lime Blossom es un fragancia romántica con un cuerpo totalmente floral. La dulzura del perfume de la flor de tila con una pizca de bergamota y estragón, evoca el primer día de primavera.
Imagen de Jo Malone.co.uk


   
Dejo en mi lista de deseos para futuras visitas (próximas) el mítico Lime Basil & Mandarin (de la gama cítrica) y el Wild Fig & cassis (de la gama amaderada). Y solo para empezar... 

Imagen de Jo Malone.com

Imagen de Jo Malone.com

¿No me digáis que la caja con su lazo no es una delicia?




La compra resultó experiencia exquisita. El papel  que envuelve la caja en la bolsa me lo roció con la fragancia de Lime Basil & Mandarin. Yo me había echado la de Wild Fig & cassis. Así que a lo largo de todo el día iba oliendo una y otra, mmmm. Definitivamente Jo Malone tiene razón cuando dice:

"Una fragancia tiene poder en sí misma, invisible. Sin lugar a dudas, transforma todo -y a todos- te marca. Te arrastra a un momento, y convierte esos momentos en memorias" Jo Malone



Tengo varios perfumes, los de la foto son mis preferidos, pero este ha entrado por la puerta grande y se ha ganado un sitio de honor entre ellos. Supongo que esta obesión se domesticará con el tiempo. Pero ahora mismo solo quiero fragancias de Jo Malone... jajaja. La única que no abandonaré jamás es Cologne, de Thierry Mugler. Que me acompaña a diario desde hace años.


Dedico este post a mi querida Bibi, esta nueva obsesión es tu culpa. Y de aquella maravillosa tarde de perfumes, relojes, cañas fresquitas y gorriones atrevidos en terrazas de plazas entrañables. 


Referencias web:
¿Os gusta Jo Malone? ¿Cuáles son vuestros perfumes preferidos? 

Gracias por leer y comentar ^_^ 

P.D. Sí, mi reflejo se ve en el taponcito del frasco, no pude evitarlo. =)

jueves, 22 de diciembre de 2011

¡Feliz todo!


martes, 13 de diciembre de 2011

Regalos caseros: El acerico de la costurera valiente y mermelada de madroños

Ya lo he dicho en otras ocasiones, me encanta que me regalen cosas hechas a mano y con cariño. Sea lo que sea. Comida, detalles. Todo aquello hecho con mimo gana puntos dobles en la escala de "Me gusta". 

Por otro lado, me encanta trastear, así que también me gusta regalar cosas hechas por mí. Disfruto de todo el proceso. La búsqueda de información, el diseño, la realización, la preparación de los últimos detalles. ¡El momento de envolver! Me lo paso genial.

Y no vale eso de: "Es que yo no sé hacer nada". ¡Tonterías! Cualquiera es capaz de hacer unas Chocolate Chip Cookies, o unos muffins, y de ponerlas en una cajita mona. Si ya tenéis más tiempo igual podéis atreveros con las Cookie Monster cupcakes. El caso es hacerlo con cariño. 

Podemos regalar una caja llena de una selección de cervezas del mundo. O con un kit para hacer cócteles, o para hacer gin tonics... O una caja gourmet con una selección de productos apetecibles. Es todo ponerse, y podemos adaptar los regalos a todos los bolsillos.

Yo hoy vengo con dos propuestas en las que uno de los protagonistas es un frasco de cristal. La primera es un acerico que le regalé a mi querida amiga Aisiteer.


La idea surgió, cómo no, de Pinterst. Me hicieron mucha gracia estos frasquitos acerico/costureros:

Imagen de atthehatleyhouse
Aunque a mí me salió un extraño híbrido que me recuerda casi más a la Pincushion Queen de Tim Burton:

Imagen enthehopesandfears
Este personaje aparece en el libro La melancólica muerte del chico ostra, que, por cierto, me parece una buena idea para regalar a los amantes de Burton.

Como en ese momento no tenía ningún tarrito de conservas para reciclar lo compré en Casa. Y utilicé lana fieltrable en diferentes tonos de verde y blanco. Luego le cosí unas florecillas para dar aspecto de pradera. Y para finalizar le inserté unos alfileres que compré en Ebay con forma de corazón. 

Yo compré la lana por Ebay hace muchos años a Alemania. Aquí era imposible de encontrar. Recuerdo que no existía Paypal y que mi banco me puso impedimentos para hacer la transferencia internacional. Qué odisea, con mi cutre alemán de traductor Reverso. Gracias al padre de unas amigas, que me hizo la gestión, conseguí pagar a tiempo. ¡Un encanto de señor! Siempre te responde super simpático con un "A ti" cuando le das las gracias. ¡Yo sigo super agradecida!

Ahora ya es posible adquirirla en mercerías o tiendas de manualidades. La técnica que yo uso es la del agua caliente y el jabón. La misma técnica que utilicé para hacer las bolitas de la guirnalda de mi árbol navideño. Aquí os pongo un vídeo donde se ve lo fácil y divertido que es:


Si tenéis a alguien al que le guste coser este frasco/acerico puede ser un buen regalo. O para alguien que quiera iniciarse en la costura, podéis hacer un mini kit para principiantes y meterlo todo en el frasquito: Tijeras, hilo, dedal, agujas... Podéis utilizar tela o fieltro normal rellenándolo de algodón, como la idea original que saqué de Pinterest. Incluso podéis adornarlo con Fimo.


Otra opción que me parece bastante maja para regalar es la de las mermeladas en conserva. Otra vez tenemos un frasquito de cristal como personaje de la obra. Se pueden hacer muchas cosas para darle una segunda vida a los frascos de cristal. Aunque en esta ocasión, el protagonista principal es una fruta. Los madroños. Podemos hacer la mermelada de lo que queramos, manzanas, peras, fresas, pimientos... A mí el otro día me dieron un kilo de este extraño fruto que no había probado nunca. Y que me sonaba sobre todo por ser símbolo, junto con el oso, de Madrid. Nunca los había probado, así comenzó mi proceso de investigación con la ayuda de San Google y Santa Wikipedia, patronos de los ávidos de saber internetianos.


Suelen usarse para hacer mermeladas o licores. Al parecer contienen mucha azúcar, por lo que si maduran mucho en el árbol pueden llegar a fermentar y a contener alcohol. De ahí la leyenda urbana de que los madroños son alucinógenos. Su nombre en latín, Arbustus Unedo, viene a significar algo así como arbusto del que solo debes coger un fruto... Y ya sabemos por qué... 

El caso es que es un árbol precioso. Los frutos maduros son de un intenso color rojo, pero al mismo tiempo conviven en él frutos en distintos estados de maduración, creándose increíbles contrastes entre verdes ácidos, amarillos, anaranjados... Una maravilla. Por eso es un arbusto muy usado en jardinería ornamental. 

Además poseen varias cualidades beneficiosas, son diuréticos, antioxidantes, antibacterianos y  astringentes.


Tras leer varias recetas de aquí y de allí me lancé a experimentar por mi cuenta. Hice la mermelada en la Thermomix, pero se puede hacer con normalidad en una olla grande.


Mermelada de madroños

Ingredientes:
  • 1 kg. de madroños maduros
  • 1/2 kg. de azúcar
  • Zumo de un limón
  • Un poquito de agua  
Elaboración:
Lo primero que hice fue lavar uno a uno cada fruto y eliminar todas las impurezas. Los coloqué directamente en el vaso de la Thermomix junto con el 1/2 Kg. de azúcar y el zumo y lo trituré todo bien. Programé 60 minutos temperatura varoma velocidad 1. A mitad de proceso añadí un poco de agua. Si lo hiciésemos por el método tradicional deberíamos poner el fuego a temperatura baja-media e ir removiendo cada poco para evitar que se nos pegue. 
Cuando estuvo la mermelada hecha la tamicé en un colador grande. Los madroños contienen muchas pepitas y son bastante desagradables. 
 
Lo metí en botes de conserva reciclados cuando todavía estaba caliente. Leí que era bueno ponerlos de inmediato boca abajo para que así creasen vacío. 
Cuando se enfriaron los decoré con unas etiquetas que había comprado en Casa. Las próximas pienso hacerlas caseras, hay un montón de etiquetas preciosas por ahí. Y les coloqué unas capsulitas de magdalenas a juego en la tapa. ¿Adivináis de dónde saqué la idea? ¡Pinterest! Como no eran lo suficientemente grandes como para atarlas con un cordelito lo que hice fue pegarlas con una gota de silicona caliente.


Un kg. de frutas me dio para los dos frasquitos que veis y el otro poco del cuenco. La verdad es que al eliminar las pepitas la cantidad bajó una barbaridad. Pero creedme, son bastante desagradables al masticar.

La mermelada tiene buen sabor, dulce y diferente. Con una tostada de pan caliente está deliciosa. Pero también podemos usarla para acompañar un buen queso, e incluso un asado de carne.


¿Habéis probado los madroños? 
Y por último, los paquetes. También podemos dejar nuestra impronta y nuestro cariño a la hora de envolver. A mí me gusta mucho utilizar papel craft, que es fácilmente combinable con todo. Aquí os pongo un ejemplo un tanto recargado de un Amigo invisible que se organizó en el foro Vidas de Plástico. Donde se regalan vestidos para las muñecas Blythe y detalles y dulces para la dueña. Va por estaciones y este es el de verano, de ahí los colores, que saqué del paquetito de Peta Zetas tropical.


Hasta el detalle más sencillo puede convertirse en algo muy vistoso si lo envolvemos con cariño.

¿Os gusta hacer cosas a mano para regalar? ¿Y que os regalen a vosotros cosas hechas en casa?

Como siempre, muchas gracias por leer y comentar. 
P.D. Si habéis llegado hasta aquí sin cerrar la pantalla por un ataque de aburrimiento tras esta kilométrica entrada, os merecéis este par de fondos de escritorio, que hace mucho que no pongo:
Pixelgirl Presents
Pixelgirl Presents

 

domingo, 11 de diciembre de 2011

El tiramisú de Carmela y falso pastel de cabracho

El otro día tuve invitados en casa y preparé un copioso menú. El plato principal era fabada asturiana. ¡Nunca me gustan las fotos de la fabada! ¡Con lo buena que está y lo fea que sale! Prometo receta para otra ocasión. Pero adelanto que la fabada se hace sola. Lo único indispensable es que los ingredientes sean de primera calidad. De entrantes repetí con los mejillones a la marinera de la anterior receta. Y preparé un falso pastel de cabracho con la Thermomix. Para el postre me decanté por la riquísima receta de tiramisú de mi amiga Carmela, y fue todo un éxito también.

(Falso)Pastel de cabracho:

Es muy habitual que en el menú de la sidredrías asturianas ofrezcan este rico plato. Por ello yo siempre, viva mi incultura culinaria, había pensado que era un plato típico asturiano. Pero no, el pastel de cabracho tiene origen en la cocina vasca. Y de la mano nada más y nada menos que del gran cocinero Juan Mari Arzak

El cabracho es un pescado de roca de aspecto intimidatorio (como de matón de peli infantil) que tiene un sabor delicioso. Yo no encontré ese día en la pescadería y tuve que optar por un plan B. Hacer el falso pastel de cabracho. Que no es lo mismo, pero está muy bueno también. Para ello utilicé, y que Arzak me perdone, siguiendo la receta de la Thermomix (como siempre, se puede hacer por el método tradicional):

Ingredientes:
  • 500 gr. de merluza
  • 10 gambas peladas medianas
  • 1 litro de agua (para cocer el pescado)
  • 500 gr. de nata líquida
  • 6 huevos de gallinas camperas (a no ser que podáis conseguirlos "de casa")
  • 5 palitos de cangrejo grandes o 10 pequeños
  • 20 gr. de anchoas
  • Una pizca de pimienta negra
  • 250 gr. de tomate frito (yo utilicé tomate natural triturado)
Elaboración con Thermomix: 

Lo primero que tenemos que hacer es cocer el pescado, en la receta tradicional de Arzak se hace añadiendo puerro y zanahoria. 

Colocaremos el litro de agua en el vaso y haremos el pescado al vapor en el recipiente Varoma, envuelto en film. Programando 17 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1 1/2. El agua comenzará a hervir tras los primeros 7 minutos. Es entonces cuando colocaremos el recipiente Varoma con el pescado en la tapa.

Una vez que esté el pescado incorporamos las gambas para que se hagan con el calor que despide el mismo.

Esperaremos a que se enfríe un poco y desmenuzamos el pescado retirando todas las raspas y espinas. Este paso puede resultar el más engorroso, pero si optamos por medallones de merluza resultará más rápido y fácil.

Retiramos el agua del vaso e incorporamos el pescado junto con el resto de ingredientes (los huevos, la nata, las anchoas, los palitos, las gambas, el tomate y la pizquita de pimienta). Programamos 12 minutos, 90º, velocidad 4. 

Si no nos gusta tan espeso podemos triturarlo un poco más en la propia Thermomix. La mezcla la colocamos en el molde que más nos guste y dejamos que se temple a temperatura ambiente. Llegó el momento de introducirlo en la nevera. Se sirve frío, y para ello deberá refrigerarse durante al menos dos horas.


Elaboración por el método tradicional:

Cocemos el pescado con normalidad en una olla hasta que esté bien hecho e incorporamos las gambas en el último momento.

Cuando el pescado esté un poco templado, para que podamos manejarlo sin quemarnos, le retiramos todas las espinas e impurezas y lo desmenuzamos bien.

Mezclamos todos los ingredientes en un recipiente amplio (si no nos gusta muy espeso podemos pasarle un poco la batidora). 

La mezcla la pondremos en un recipiente de plumcake engrasado (o en capsulitas de silicona individuales). Y lo introducimos al horno precalentado a 180º unos 40 minutos. Debemos pinchar de vez en cuando para comprobar que está hecho. Como con los bizcochos. Si el palito sale limpio es que el pastel ya está. 

Una vez que el pastel esté a temperatura ambiente, lo indroducimos en la nevera para que se enfríe.

El (falso) pastel de cabracho se puede servir sobre un lecho de lechuga cortada en juliana y acompañado de mayonesa o salsa rosa. ¡Y muchísimo pan o biscotes para untar!


Os recomiendo que probéis a hacerlo, es muy fácil y está realmente bueno. Es un éxito asegurado.

El tiramisú de Carmela:

Ingredientes: 
  • 1 paquete de bizcochos de soletilla
  • Café hecho con antelación (es necesario que no esté caliente para que no se deshagan los bizcochos al empaparlos)
  • 1 chorro generoso de brandy o el licor que más nos guste (he leído que con Amaretto sale buenísimo)
  • Cacao en polvo. Carmela recomienda el de Valor. Yo es el que siempre tengo en casa para mis postres.
  • 3 huevos de gallinas camperas
  • 3 cucharadas colmadas de azúcar
  • 1 tarrina de mascarpone

Elaboración:

Podemos hacerlo en el recipiente que queramos, grande, pequeño, redondo, cuadrado... Yo opté por hacerlo en vasos de chato individuales. Los encontré en la tienda Casa a menos de 1€ cada uno. Y pienso utilizarlos para muchos postres más (y para servir de vez en cuando vino en plan tasca, que tiene su punto).

Recordemos que el café ha de estar hecho con antelación para que esté frío. 

Lo primero que tenemos que hacer es separar las yemas de las claras. 

Batimos suavemente el azúcar con las yemas hasta obtener una textura consistente y espumosa. Incorporamos la tarrina de queso mascarpone y seguimos batiendo suavemente hasta conseguir una crema suave y blanquecina.

Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos a la mezcla anterior. Carmela recomienda que lo hagamos muy suavemente, con movimientos envolventes, para que dé como resultado una crema esponjosa y suave. Para ella este es el momento clave que marca la diferencia del tiramisú. 

Ya tenemos la crema lista, ahora solo hay que montar el postre. Ponemos en el recipiente elegido una capa de bizcocho empapado en el café (al que le habremos añadido el chorrito de licor). Sobre la capa de bizcocho espolvoreamos cacao en polvo y añadimos una capa de la crema de mascarpone. Volvemos a colocar otra capa de bizcocho, cacao en polvo, crema... Así hasta que lleguemos al borde del recipiente. Lo suyo es terminar con una capa de crema y espolvorear con el cacao. Lo introducimos a la nevera, y listo. Ha de estar refrigerándose por lo menos unas tres horas. Pero cuanto más repose, más se empapará el bizcocho de todos los sabores. Así que si lo podemos hacer de un día para otro, mejor.

Carmela recomendó decorar con hojas de menta o hierbabuena y frambuesas. Yo no encontré frambuesas, así que utilicé unos sprinkles del hombre de la galleta de jengibre que me regaló mi amiga Aisiteer (gracias mil).

Quizás la próxima vez espolvoree la última capa de cacao justo antes de servir, para que no se empape con la crema.

¿Os gusta el pastel de cabracho? ¿Y el tiramisú?

Gracias por leer y comentar. ¡Y gracias, Carmela, por tu riquísma receta! ^_^

domingo, 4 de diciembre de 2011

Navidad en Wayaiulandia: Hazlo tú mismo.

No he sido yo nunca de mucho adorno navideño. Los dos últimos años lo más que he hecho ha sido poner una guirnalda de luces, porque me gustan, aunque no sea Navidad. ¡Las guirnaldas de luces son lo más! También he de reconocer que antes renegaba un poco de esta época. Obviando debates sobre los inventos del Corte Inglés y el afán consumista, para mí la Navidad ahora significa familia, luz, calor, comida deliciosa, cosas hermosas...

Así que este año me ha entrado el gusanillo de decorar un poco mi nuevo hogar. Y he decidido hacer mis propios adornos de Fimo inspirándome en este post de X4duros.

Utilicé cortadores de varias formas y tamaños y Fimo blanco y plata con purpurina. Los engarcé con hilo de bramante y los coloqué en unas ramas que rescaté de la calle, aprovechando que estaban podando los árboles de la zona. 

Alrededor del jarrón y subiendo por la pared, rodeando el mueble, coloqué una guirnalda de estrellas, de Ikea. Al ser de leds consume muy poco, y además le hemos puesto un temporizador para que se encienda y apague a horas concretas.

También forré una vela blanca (que a mi hermana le sonará) con tela de arpillera, y le coloqué tres piñas pintadas en blanco que compré en Butlers. 



Me salieron bastantes adornos, así que decidí aprovecharlos para decorar un árbol pequeño, también comprado en Butlers y que he visto muy parecido en las tiendas Casa.



Para completar el árbol le añadí una guirnalda hecha con bolitas de lana fieltrable. Quizás el año que viene me anime a hacerlas de colores. 


Con muy poco gasto he adornado el mueble de la entrada y tengo mi primer árbol de Navidad. A mí me encanta el resultado, y la experiencia de realizar uno mismo las cosas siempre es muy gratificante. 

Como buena novata en esto de decorar la casa por Navidad, no sabía muy bien cuándo hacerlo. ¿Debía esperarme al puente de diciembre? ¿Podía hacerlo ahora? Las ansias me han podido y ya lo he colocado todo. Así podré disfrutarlo más tiempo, porque durante las fiestas me iré con la familia a Asturias. 

Hay muchísimas opciones cromáticas, pero yo estoy pasando una fase blanca y nórdica. ¿Qué colores os gustan a vosotros para decorar en estas fechas? ¿Sois de poner árbol y/o Belén? ¿O solo colocáis pequeños detalles? ¿Cuándo ponéis los adornos de navideños?

Gracias por leer y comentar.

^_^

jueves, 1 de diciembre de 2011

We wishlist a merry xmas! 2012


Un año más Fnac repite su concurso navideño para blogs. Se trata del We wishlist a merry xmas, y consiste en realizar un listado de productos recomendados con su precio y su enlace a la web sin llegar a 2.012 euros.

Ahí va mi wish list de este año:

Cuentos Macabros de Poe traducidos por Cortázar e ilustrados por Benjamín Lacombe, que me encanta y del que quiero toooodos sus libros publicados por Edelvives:

  
17,58 €


El herbario de las hadas de Sebastián Pérez, ilustrado también por Benjamin Lacombe.


 27,08 €

Cuentos Silenciosos, Antonio Rodríguez Almodóvar y Benjamin Lacombe.


 24,65 €




La cuchara de plata. Un imprescidible de la comida italiana. 

 
37,95 €

1080 recetas de cocina. Nueva edición 2011, de Simone Ortega. Imprescindible en una biblioteca culinaria. No me suelen los libros de recetas sin fotografías. Pero las chicas de 1080 fotos de cocina van poco a poco ilustrándolo. 

 15,11 €


Nausicaa del valle del viento (Formato Blu-Ray)Adoro a Miyazaki. ^_^


14,99 €


Pack Star Wars: Saga completa (Formato Blu-Ray)


87,99 €


Apple iPad 2 con WiFi 64 GB color blanco


679 €


Apple Time Capsule 3 TB

479 €

Apple Magic Mouse

71 €


Samsung SSG-P31002 PACK 2 Gafas 3D


47 €


Canon LV7290 Proyector XGA

499 €


TOTAL: 2000,35 €

¿Qué os pedís vosotros? 

Editado para añadir vídeos de los libros de Benjamin Lacombe. Son todos preciosos, y hay más... que me pierde a mí este hombre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips